Conoce Rafael, el profesor que bajó 12 kilos y cuando hace frío entrena más

Rafael es químico farmeceútico y profesor música. CFS le ha servido para salir de la rutina diaria, además de eliminar su estrés, ha bajado 12 kilos en lo que lleva entrenando.

“Me dicen Rafa, tengo  41 años (los cumplí a mediados del mes de Febrero), soy Químico Farmacéutico y Profesor de Música, pero ahora sólo ejerzo la segunda profesión por algo que llaman vocación. Hago clases en un colegio de 1° a 8° Básico y también a personas adultas en una Escuela de Música. También estoy terminando un Magíster en Artes Musicales y creo que después buscaré seguir perfeccionándome, me gusta estudiar y crecer intelectualmente.”

Rafael se define como una persona tranquila y estructurada. Busca siempre cumplir sus metas y desafíos.

“Disfruto leer, salir, ir al cine y al teatro, caminar, escuchar música y cantar, la buena comida, compartir con amigos y otras veces solitario. Fanático de los comics, un DC Comics lover” comenta.

Es observador y analítico, tal vez por eso incluso como parte un método de entrenamiento inteligente como el que proponemos.

“Es importante destacar que esto lleva no sólo una mejora física, sino que permite ganar confianza en uno mismo y en el convencimiento que uno siempre puede más” agrega.

No solo su estado de ánimo a mejorado, sus chequeos médicos lo han llevado a entrenar casi todos los días pero no solo se queda ahí.

“En resumen, los cambios han sido muy positivos a nivel general, incluso he logrado ordenar las comidas y he aprendido a comer más frutas y verduras, es decir, he logrado un drástico cambio de mentalidad.”

Su estado físico antes de empezar era de sedentarismo máximo, por lo mismo su apariencia física no lo tenía conforme.  Su prueba de fuego fue cuando en pleno invierno, en los días más fríos igual quiso entrenar, ahí se convenció completamente.

“Además, en este último tiempo en que no lo he pasado muy bien, me he dado cuenta que es una terapia, que incluso los médicos me indicaron retomar después de haber faltado unos días, que sirve como apoyo para superar momentos no tan buenos que se nos presentan en la vida, gracias al apoyo de los profes, en que destaco a Nico y Jonathan que han sido muy preocupados y pacientes conmigo y que son excelentes profesionales y mejores personas. Por otro lado y lo vuelvo a decir, los compañeros y amigos que uno va conociendo hacen que cada entrenamiento sea un momento muy agradable, a pesar del esfuerzo físico, porque existe una energía común que se vive entre todos.”