No te olvides del segundo paso

El primer paso, es aprender a cómo hacer los movimientos. Entender la mecánica correcta, la técnica que necesitas. Saber cómo funciona.

El segundo paso, mucha gente pasa por alto. El paso dos, es que se transforme en un hábito. El comprometerte a practicar. Venir una y otra vez a clases, hasta que salga bien, hasta que sea parte de ti y de lo que haces.

Casi todos los deportistas, coaches y muchos “crossfiters”, se quedan en el primer paso. Solo se necesita invertir un poco más para transformar la práctica en un hábito.

-Pável Sáenz