Cuando la necesites, haz una pausa