El saber no es suficiente

Si tomas suficiente agua se te pasará la sed.

Y puede que a una persona tenga un caudal de conocimientos y no son suficientes para cambiar sus hábitos. Lo más probable es que sepa que el sedentarismo es perjudicial, o que comer ciertas cosas le hace bien, y aún se queda de brazos cruzados, sentado en el asiento frente al computador, sin creerlo completamente.

Eso es porque las cosas se vuelven reales cuando las experimentamos en persona.

Si la persona está dispuesta a probar, si la persona se expone a eso que puede ser nuevo en su vida, si a eso nuevo le da un tiempo para que tenga efecto, los resultados pueden ser espectaculares, principalmente por el hecho de pasar por la experiencia.

La palabra “experiencia” viene originalmente del concepto de “pasar a través”. El pasar por una sesión, de sentir lo que uno es capaz de hacer, de ver con tus propios ojos los resultados, con mente abierta trae de verdad cambios que pueden durar toda la vida.