Cómo hacer que el ejercicio sea un hábito en 3 simples pasos

logo-05155

El ejercicio puede llegar a ser algo natural, constante, no es realidad tan complicado como se piensa.

Enfócate en el Resultado

Un primer enfoque es visualizar que es lo que quieres lograr ¿bajar de peso? ¿aumentar tu rendimiento? ¿sentirte mejor? Al tener claro cuál es el resultado que buscas, se hará más clara la acción cotidiana. Y mientras frecuente lo hagas ocurrirán cosas a nivel de química que te ayudarán mantenerte, lo más inmediato son las hormonas placenteras post-entrenamiento como endorfinas, seratonina y dopamina.

El sentirte mejor post-entrenamiento ayuda a fomentar el hábito debido a las agradables sensaciones de haberlo terminado. Es clave visualizar cuál será tu premio inmediato. También inmediatamente puedes registrar tu logro en tus notas, en el app de entrenamiento, como por ejemplo cuánta distancia recorriste, cuánto levantaste, o cuánto te demoraste. Los números son mágicos.

También incorporar un batido de proteína post-entrenamiento junto a una fruta, ése sabor dulce también entrega un premio a tu actuar y ayuda a la recuperación para la siguiente sesión.

Planear los días que vas a entrenar

No quieres improvisar en esto, que no sea al azar sino que planifica que días de la semana vas a entrenar y mantente con el plan. Anótalo en tu calendario con día y hora, así después no hay decisiones que tomar, ya lo tienes establecido. La noche anterior, te tu bolso armado con todo lo que necesitas para el entrenamiento del día siguiente, lograrás menos fricción mental para tu constancia. Bloquea horarios específicos y piénsalo como una “reunión personal”.

El organizarte de éste maneja aleja las dudas y excusas que pueden surgir.

Importante no sobre exigirte al inicio entrenando todos los días fuerte. Es mejor comenzar dos o tres veces por semana por varias semanas. Como dice el dicho, camina antes de correr. Lo más importante es la regularidad, así además te evitas lesiones o sobrecargarte demasiado. Lo que no quieres es romper el calendario semanal porque estás con demasiado dolor o sin ánimo.

Los 3 Simples Pasos Para Que Ejercicio Sea Un Hábito

El formar el hábito del ejercicio debe ser visto como un proceso:

  1. Encuentra el resultado que te motiva y enfócate en los premios que tu cuerpo recibirá a cambio junto con pensar y proyectar las agradables sensaciones que se sienten después de haber terminado. Refuerza la satisfacción anotando resultados y comiendo algo sano que te guste.
  2. Planea tu entrenamiento, y anótales en tu agenda. Prepara tu ropa la noche anterior, y todo lo que necesitas por adelantado. Bloquea horarios en la semana y que nada te saque de tu “reunión personal”.
  3. Piensa en regularidad más que en intensidad. No quieres sobre-entrenar al punto que no tengas ganas o estás muy cansado/a. Empieza lento pero seguro, con constancia.

No se puede decir lo importante que es hacer ejercicio, el incorporarlo de a poco a tu vida cotidiana hará que se transforme un hábito, casi sin darte cuenta. Si logras implementar los pasos de arriba, tienes una gran oportunidad de disfrutar de la constancia y el premio que recibes al ejercitarte, pensando en el hoy y en el futuro lejano.

Originalmente publicado en el Desafío de Transformación.

¿Quieres transformarte y participar en el Desafío de Transformación? Es fácil, sólo llena el formulario más abajo y te enviaremos las reglas del juego.

[contact-form-7 404 "Not Found"]