¿Por qué la incomodidad es tan buena?

logo-05222

¿Te pones en situaciones incómodas a menudo? ¿Haces el ridículo?

Una de las razones que nos frena es el termo a lo que la gente pueda pensar. Uno no quiere ser raro, freaky o pedante ¿cierto? Pero si lo piensas por un segundo las personas que son más apreciadas por su entorno son energéticas y magnéticas. La gente que se expresa con libertad, a menudo dicen cosas chistosas, inapropiadas, fuera de la norma.

A veces siendo que el entrenamiento Crossfit es así, sin duda energético, magnético y por supuesto fuera de la norma. Te expone a darte cuenta que no eres perfecto, y que nadie lo es.

Cuando conocí personalmente al fundador de CrossFit Greg Glassman le pregunté por qué la gente no seguía en CrossFit y él me respondió: “Por qué no les agrada estar incómodos”. Y a lo que se refería a que el entrenamiento intenso es incómodo por naturaleza, te hace dudar, no solo sudar, y por qué no ¡a veces hasta temer!

Al temerle a cosas que no manejamos, y nos sentimos vulnerables. Pero el sobreponerse a esas emociones trae consigo lecciones impagables. ¿Enfrentas tus temores? Esa pregunta es crucial.

No es saludable dejar que los temores te dominen, y esos momentos de extrema incomodidad uno los puede empezar a conocer, manejar y sobrellevar a medida que se va investigando.

Siendo que el corazón de CrossFit te pone en jaque, la incomodidad se vuelve cómoda y aprendes a vivir con ella, a aprender de ella y a fortalecerte con ella.

La incomodidad nos sirve a todos.